El pádel es un deporte que está de moda, y eso no lo puede negar nadie. Cada día se apuntan más personas a su práctica, por su facilidad de juego y la diversión que emana.

Para los más despistados, el pádel es un deporte de pelota que se práctica en parejas. Tiene un sistema de juego similar al del tenis, en donde los jugadores deben pasar la pelota por encima de una red, consiguiendo que esta impacte sobre el campo del equipo contrario.

A día de hoy, existe un gran número de pistas de pádel situadas en diferentes tipos de espacios: gimnasios, naves industriales, clubs deportivos, en lo alto de edificios… Sin embargo, el mantenimiento que se le debe de dar es el mismo esté donde esté ubicada la pista, con el objetivo de lograr una mayor durabilidad de las instalaciones con las mejores condiciones de juego.

A continuación, os mostramos las mejores recomendaciones para poder mantener vuestra pista de pádel en un estado óptimo y atractivo.

 

Mantenimiento del suelo de la pista de pádel

El pavimento de césped artificial

El mantenimiento del suelo de la pista es imprescindible para conseguir que no se pierdan las propiedades adecuadas para la práctica deportiva durante todo el ciclo de vida útil del pavimento. Su cuidado regular es fundamental por razones como la estética, la seguridad, la calidad del juego o la durabilidad. Está demostrado que un mantenimiento deficiente o inadecuado causa que el deterioro de la pista se produzca con mayor rapidez, por lo que la pista debe estar protegida en la medida de lo posible de los agentes meteorológicos, de los jugadores y de los elementos ajenos a la práctica deportiva (suciedad, contaminación, etc.)

Por ello, para realizar un mantenimiento adecuado del suelo, vamos a hablar de los tres elementos clave que se presentan en la estructura del césped artificial del pavimento: backing, fibra y relleno; cada uno de ellos presenta una problemática diferente:

 

Backing

Es la base donde se inserta la fibra del césped y determina la capacidad de drenaje mediante agujeros cada 5 o 10 cm. La rotura de esta parte de la moqueta de césped se puede producir por esfuerzos cortantes excesivos, juntas mal ejecutadas, presencia de raíces de árboles que lo desgarran o por los propios movimientos de dilatación y contracción del material en las juntas.

Para evitar este tipo de roturas se deben hacer revisiones continuas de las juntas con el fin de detectar posibles desgarros y repararlos cuanto antes, ya que hasta un pequeño desgarro puede convertirse en un grave problema si no se resuelve de forma inmediata.

 

Fibra

La fibra es el resultado del polímero que da forma a las hebras de césped. Para que sufra el menor daño posible se recomienda que se coloquen en los accesos a las pistas advertencias sobre el uso de calzado adecuado para la práctica del pádel.

*En ningún caso puede permitirse el acceso a las pistas con calzado con tacos de aluminio o calzado de montaña, ya que puede dañar severamente las fibras.

 

Relleno

El relleno son partículas de arena o caucho que mantienen erguido el pelo del césped y aportan más firmeza al producto. Del mismo modo, permite que el agarre y fijación del césped al perímetro sea más potente.

El continuo uso del campo puede provocar una mala distribución del relleno que puede acabar afectando al desarrollo del juego. Es importante tener en cuenta que defectos en riegos y en drenajes pueden afectar al deterioro del pavimento deportivo.

Las distintas partes del césped artificial

 

Operaciones de mantenimiento del césped artificial

Las operaciones de mantenimiento que se recomienda llevar a cabo sobre las superficies de césped artificial para la práctica del pádel son las siguientes:

 

Limpieza superficial

Eliminación de las hojas, semillas, malas hierbas y cualquier otro tipo de elementos que puedan descomponerse y propiciar la aparición de hongos en la superficie.

Para realizarla es ideal contar con un cepillo o rastrillo con dientes suaves de goma o plástico. También puede utilizarse un soplador, pero hay que valorar que su mal uso puede afectar a la distribución de la arena en la superficie.

 

Redistribución de la arena

El objetivo de esta operación es equilibrar el nivel de arena con un cepillo ancho con hebras de dureza intermedia, evitando que en unas zonas la fibra esté totalmente cubierta y en otras quede demasiada fibra libre de arena.

Una mala distribución de la misma puede llevar a un comportamiento no adecuado de la pelota al chocar contra la superficie. Es aconsejable realizar el cepillado de la pista en dos sentidos perpendiculares (longitudinal y transversal).

 

Eliminación de hongos y musgo

En las zonas sombrías o donde acaba el perímetro de la pista es posible que se produzca la aparición de hongos o musgo. Para evitar su aparición es recomendable aplicar un fungicida que no contenga base de aceite y no perjudicar el resto de las partes que componen el césped.

 

Evaluación de las juntas

Es importante verificar el estado de las juntas de unión de la pista. En caso de detectar la separación de una junta, esta tiene que ser reparada de forma inmediata para que el tamaño de la rotura no aumente, lo que complicaría su reparación.

 

Limpieza profunda y descompactación de la superficie

Cada cierto tiempo es aconsejable realizar una retirada, limpieza y reinstalación de la arena de relleno. Esto mejorará tanto las propiedades de la pista a nivel deportivo como su capacidad de drenaje para un correcto mantenimiento.

 

Periodicidad de las operaciones de mantenimiento

Periodicidad de las operaciones de mantenimiento de las pistas de pádel

 

Desde SIAVER, animamos a cualquier apasionado de este deporte que ponga en práctica estos consejos para ejercer un correcto mantenimiento de las pistas y así, poder disfrutar del pádel, sin riesgos de lesiones y pasando un rato estupendo con los amigos.