¿Tienes un espacio en el jardín y te has planteado alguna vez instalar una pequeña zona verde? ¿Sabrías decir qué tipo de césped es el más adecuado para ti?

En los jardines el césped es una parte fundamental, tanto a nivel decorativo como funcional. La correcta elección del tipo de césped dependerá de una serie de factores. Entre los que tienen más importancia están el tiempo y el coste económico.

¿Natural o artificial? Cada uno tiene tanto ventajas como inconvenientes. En este artículo conocerás tanto los pros como los contras de cada uno de ellos. Una decisión acertada depende simplemente de los usos que le vayas a dar al césped.

 

Preguntas que hay que hacerse

Lo primero de todo y lo más importante es hacerse algunas preguntas sobre el propio espacio y el uso del jardín.

  • ¿En qué zona se va a instalar el césped? ¿Es una superficie regular o irregular? ¿El clima es frío o caluroso? ¿Tiene mi área de césped dificultades con la falta de flujo de aire, luz o sombra?
  • ¿Quiénes formamos la unidad familiar? ¿Hay niños en casa? ¿Tengo alguna mascota?
  • ¿Qué otros elementos existen en el jardín? ¿Hay piscina? ¿Qué hay de la barbacoa?
  • ¿Cuál es mi presupuesto? ¿Cuánto puedo gastar anualmente en el mantenimiento? ¿Tengo tiempo para mantener yo mismo el césped?

Este tipo de preguntas deben ser previamente consideradas antes de hacer cualquier elección. ¡La decisión será mucho más fácil una vez que se sepa lo que quieres que sea tu espacio de césped!

 

Césped natural

Ventajas e inconvenientes del césped natural

El césped natural es la opción más exigente en cuando a tareas y labores de mantenimiento. Por ello, tiene un alto coste económico para mantenerlo, demanda tiempo y esfuerzo. A cambio, ofrece una superficie mullida, confortable, refrescante y, por supuesto, natural.

 

Ventajas

  • Es agradable al tacto, ya que proporciona una superficie mullida y confortable.
  • Disipa el calor, por lo que refresca el ambiente.
  • Diversos estudios han demostrado que los espacios verdes mejoran el bienestar y reducen el estrés.
  • Posee buenos niveles de absorción tanto de polución como de ruidos.
  • Ayuda a la composición ecológica general del medio ambiente.
  • El coste económico de su instalación es mucho más reducido que el del césped artificial.

 

Inconvenientes

  • Hay que dedicar tiempo (especialmente en verano) para mantener el espacio verde. Desherbar, segar y alimentar son labores que se tendrán que realizar regularmente si se desea un césped pulcro.
  • El mantenimiento implica un coste económico en equipos y productos para el césped.
  • No soporta el tráfico intenso. Si vas a realizar una fiesta en verano o una reunión con los amigos en este espacio, necesitará más atención después de dicho evento.

 

Césped artificial

Ventajas e inconvenientes del césped artificial

El césped artificial es una gran opción para todos aquellos que no tienen tiempo para cuidar del jardín, pero les gusta verlo verde. No existe la necesidad de regar, cortar, replantar o abonar. Sin embargo, presenta algunos contras que hay que considerar.

Ventajas

  • No requiere de tareas de mantenimiento frecuentes como segar, regar o abonar para lucir de forma óptima, por lo que ahorra tiempo y esfuerzo.
  • Si hay animales en casa que hagan uso del césped, desde luego que van a mancharlo. Se puede limpiar con relativa facilidad usando una manguera, al contrario de lo que ocurre con el césped natural.
  • Puede soportar altos niveles de tráfico peatonal.
  • Si tienes un jardín pequeño, el césped artificial puede ser una solución ideal para la instalación de césped. No necesitarás cortadora de césped ni cualquier material de mantenimiento que ocupe mucho espacio.
  • Representa un importante ahorro de agua. Naturalmente, necesita agua para conservarse limpio y asentado, pero muchísima menos que el césped natural.
  • Se puede instalar en cualquier tipo de terreno, ya sea una superficie blanda o dura.

 

Inconvenientes

  • El césped artificial es más caro de instalar que el natural. Además, requiere de una instalación profesional.Lo primero que se hace es retirar la maleza y las raíces del terreno. A continuación, se rellena con una mezcla de grava y arena que facilita la filtración de agua. El proceso concluye colocando el césped sobre el terreno nivelado y un riego abundante para que se asiente.
  • Necesita un mantenimiento mínimo para evitar algunos problemas. Además de lavados y cepillados periódicos, requiere ser desinfectado, sobre todo si compartimos nuestra casa con alguna mascota. Esto no sucede con el natural, ya que los residuos se descomponen de forma orgánica y se incorporan al sustrato.
  • Pisar el césped artificial a pleno sol en verano puede ocasionar quemaduras en la planta del pie. El césped natural transpira, pero no ocurre así con las fibras sintéticas con las que se elabora el césped artificial. Estas retienen mucho más el calor.
  • No es muy adecuado para las superficies inclinadas, desafortunadamente. En una pendiente, resulta muy difícil realizar un anclaje lo suficientemente fuerte. Además, la base de arena irá cayendo poco a poco hacia abajo.

 

Entonces… ¿natural o artificial?

Entonces… ¿césped natural o artificial?

Sopesa los pros y los contras de lo que ofrece cada uno y, como hemos dicho al principio, ten en cuenta los usos que le vas a dar, así como el espacio, tu tiempo de dedicación o tu economía.

En la actualidad, muchas personas usan césped artificial como elemento decorativo en espacios pequeños: terrazas, balcones, áticos e, incluso, interiores. También es habitual encontrarlo en zonas muy transitadas. Y no desentona en un jardín con flores y árboles naturales. Los productos de última generación son 100% reciclables; por el contrario, su fabricación no siempre es sostenible.

¿Tienes ya claro cuál es la mejor propuesta para tu jardín después de conocer los pros y contras de uno y otro? Si tienes dudas sobre su instalación o mantenimiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o dejando un comentario a continuación.